Un año durísimo , con hechos históricos, movilizantes y con heridas a la vista

Un año durísimo , con hechos históricos, movilizantes y con heridas a la vista

 

(Saúl Gherscovici) El 2017 que se está yendo definitivamente no fue un año más, ya que estuvo lleno de hechos históricos, algunos de ellos inesperados, pero todos ellos movilizantes y con efectos que se seguirán produciendo a futuro.

El terrible temporal que castigó la ciudad entre el 29 de marzo y el 8 de abril, que dejó dos víctimas fatales, fue el hecho más importante que se produjo en la ciudad este año, tanto que estamos hablando de un acontecimiento sin precedentes y con daños que hoy siguen a la vista.

Entre el 29 de marzo y el 8 de abril, en dos secuencias temporales, cayeron 300 milímetros de agua. Los efectos, además de las dos víctimas fatales: once días sin servicios en condiciones, colapso del sistema cloacal, roturas en redes de gas, medio centenar de casas definitivamente perdidas y daños que aún pueden verse en la ciudad. En las personas, claro, los efectos van por dentro y habrá que ver, en el tiempo, si estos se curan o causan otros efectos.

El municipio se puso al frente de las tareas de reconstrucción, la SCPL hizo un trabajo denodado para recuperar –cuanto antes- los servicios, provincia hizo algunos aportes y otros están demorados, y Nación dispuso algunas líneas de asistencia y también la realización de las obras fundamentales, cuyo inicio se dispondrá en los siguientes meses.

La solidaridad del comodorense, y de todo el país, también quedó en evidencia y fue el rasgo positivo de tamaña tragedia, que habrá que saber leer para que el estado de abandono y el crecimiento sin planificación no generen una nueva catástrofe.

SIN DAS NEVES

Rawson, Chubut, 1-11-17
Sepelio del gobernador de Chubut, Mario Das Neves.
Foto Daniel Feldman

 

Otro hecho conmocionante, esta vez en el plano político, fue el fallecimiento del gobernador Mario Das Neves, ocurrido el 31 de octubre cuando, luego de luchar contra el cáncer y afrontar un año con muchas complicaciones, su corazón dijo basta.

El personalismo de Das Neves , que con este período lograba el record de ser tres veces gobernador, generó y genera algunas dudas respecto a si el vicegobernador Mariano Arcioni podrá concretar las reformas en las que pretende avanzar, en función de la crisis financiera que tiene la provincia.

Arcioni, claro está, tiene todo el poder real e institucional del caso pero, como ya quedó reflejado, tendrá que luchar contra el “dasnevismo” duro, que también tiene su interna, y  con una administración que lamentable y generalmente a los comodorenses, les juega en contra. A eso, por si fuera poco, le tiene que sumar la situación financiera de la provincia que es más que crítica y de la cual sólo se podría salir a partir de fuertes cambios que, para producirlos, debe contarse con mucha fortaleza y respaldo político.

Por si fuera poco, el gobernador tiene que vencer otra complicación, tal vez la más importante, y es que el 2018 es año político y en preparación de las candidaturas del 2019 ya varios empezaron a hacer su juego, entre ellos los intendentes del valle que son siempre los tradicionales aliados del poder central.

EL SUBMARINO

EL otro hecho que conmovió a los comodorenses y todo el país, fue la desaparición del submarino ARA San Juan, ocurrido el pasado 15 de noviembre. El puerto y el aeropuerto de la ciudad se convirtieron en el centro operativo,  primero para el rescate de los 44 tripulantes, y  luego sólo para la búsqueda de la nave.  Actualmente, ya con el tiempo transcurrido, sin resultados y con una actitud difícil de clasificar de Nación, la búsqueda está suspendida en la práctica.

Al puerto de Comodoro llegaron embarcaciones y equipamientos de las armadas de Estados Unidos y Rusia, lo mismo sucedió en el aeropuerto, donde incluso aterrizaron dos aviones de la Royal Air Force británica, siendo estos los primeros vuelos de bandera inglesa que llegaron a suelo argentino desde la guerra de Islas Malvinas de 1982.

El capítulo más gratificante para los comodorenses, además de dejar en claro la importancia que tiene el puerto y la potencialidad del aeropuerto, es que en tiempo record, soldadores y técnicos de la ciudad reacondicionaron las naves pesqueras para que, en su interior, puedan llevar los sofisticados equipos de búsqueda.

Una vez más, contra las dificultades y el “no se puede”, los comodorenses demostraron que con convicción y trabajo se pueden vencer los problemas y encontrar soluciones. La tarea de estos trabajadores tendrá que tener un reconocimiento más importante que las citas en los medios y en algunos discursos,  porque su esfuerzo de ninguna manera puede ignorarse, pese a la falta de decisión política para continuar la búsqueda del ARA San Juan

En el medio de toda la desazón sigue instalada la duda respecto a que pasó realmente con el ARA San Juan y un convencimiento, amparado en el inconciente colectivo, de que realmente nunca jamás sabremos lo que sucedió.

MALDONADO

La desaparición de Santiago Maldonado el pasado 1 de agosto en la comunidad mapuche de Cushamen, cuyo cuerpo sin vida apareció más de dos meses después, también conmovió a Comodoro, Chubut y el resto del país.

Por este hecho, que sigue caratulado como desaparición forzada de personas, hubo movilizaciones en la ciudad, desde donde también se generó mucha actividad en materia judicial ya que la fiscal del caso, Silvina Avila, y la defensora de la familia Maldonado, Verónica Heredia, son comodorenses.

En la ciudad, como en el resto del país, hubo movilizaciones y también mucho debate, tanto por el accionar de las fuerzas de seguridad, del cual todavía no hay luz judicial respecto al papel que jugaron, como del debate central de lo que se puede definir como la cuestión mapuche, en la que el gobierno nacional, con los estados provinciales de aliados, parece jugar una carta fuerte para vincular todos los reclamos por las tierras contra el accionar de la Resistencia Ancestral Mapuche, cuya existencia sigue siendo funcional al discurso y acción represiva y puesta en duda en la realidad.

A estos hechos más trascendentes hay que sumarle, lamentablemente, la continuidad de despidos en distintos sectores de la industria y los efectos, por ahora negativos, que sigue generando una política que, más allá de los discursos positivos, en la práctica parece haberse olvidado de la patagonia: nuestro lugar en el mundo.

Dejar comentario