Menna le contestó a Maderna

Menna le contestó a Maderna

“Para nosotros los enemigos son la corrupción, el clientelismo, los vínculos de la política con la droga y la delincuencia”

Así lo manifestó el diputado nacional y precandidato a gobernador del Chubut, Gustavo Menna. Fue al referirse a declaraciones del intendente de Trelew, Adrián Maderna, quien calificó de “enemigos” tanto a Menna como al postulante a intendente Germán Larmeu, a Cambiemos y al presidente Macri.

El precandidato a gobernador y diputado nacional de Chubut, Gustavo Menna, calificó de “lamentables” las declaraciones del intendente de Trelew, Adrián Maderna, quien trató de “enemigo” tanto a Menna como al precandidato a in-tendente Germán Larmeu, así como al presidente Macri y a Cambiemos.

“Las expresiones de Maderna son lamentables. En lugar de hacer las obras que tiene que hacer para que Trelew no se quede sin agua y evitar que se pierdan días de clases y los comerciantes días de trabajo, se dedica a hacer calificaciones propias de un fascista”, sostuvo Menna.

El dirigente radical y postulante de Cambia Chubut manifestó: “Calificar al adversario político de ‘enemigo’ es autoritario y retrógrado”.

Hipocresía

“Además -continuó- demuestra hipocresía porque estos últimos años se la pasó peregrinando por el Ministerio del Interior de la Nación, tramitando apoyos en Aportes del Tesoro (ATN) y obras durante toda su gestión, a cambio de ofrecer apoyo político”.

Maderna, consideró Menna, “muestra su doble discurso permanente, ya que ni siquiera en la interna peronista se sabe de qué lado está. Hasta el último día estuvo especulando para ver si apoyaba a Arcioni o a Linares”.

“Para nosotros los enemigos son la corrupción, el clientelismo, los vínculos de la política con la droga y la delincuencia, como así también aprovecharse de las necesidades de la gente para conseguir votos a cambio de favores con recursos públicos”, definió.

Y finalizó: “Tenemos que cambiar la política en Chubut para que nadie se crea dueño de nadie. Para terminar con un modelo decadente y atrasado que no es capaz ni siquiera de garantizar los servicios públicos más esenciales como el agua”.

Dejar comentario